Rafs Reyes

Hibrido entre cultura, musica y comportamiento social.
Pruebas de audio. (en Periferico Norte)

Pruebas de audio. (en Periferico Norte)

Marrano Rosa en el Cafe Iguana o como no hacer un tributo a Pink Floyd.

Luego de tiempo ajeno regreso por acá.

No se la verdad por donde empezar con lo sucedido el sábado pero puedo empezar con una conclusión: El ser músico tiene sus pros y sus contras, uno de los contras es encontrarle un defecto a toda la música que se toca en vivo.

Y es que hay sentimientos encontrados por que era el regresar a uno de los lugares que me vio crecer, tanto como músico como cliente de antro, el Café Iguana. Después de los sucedido uno ya no sabe si regresar o no, yo opté por lo primero.

La cita era a las 9:00pm y el evento comenzó a las 9:30pm, para como me conocen como detesto la impuntualidad ya se imaginan.

Yo nunca había visto a Marrano Rosa y la verdad mi expectativa era muy alta, como cualquier banda que osa tocar covers de Pink Floyd y pues ya, pague por dos boletos para mi y mi prometida.

El ambiente normal, con mucha gente en mayoría hombres y la inigualable caguama en bolsa.

Marrano Rosa saltó al escenario con 9 integrantes de los cuales 7 eran músicos y 2 chicas como vocalistas. Todos usando una gorra en forma de cabeza de cerdo, con cual todos nos imaginamos que tocarían algo del disco Animals.

Lo que a mi se me hizo raro es haber visto 3 tecladistas, sí, 3 tecladistas; dos guitarristas, el bajista y el baterista.

Caray. De los tres tecladistas, uno de ellos ni se escuchaba. Un tecladista se encargaba de los sonidos de pads, el otro se encargaba de disparar samples y el tercero en discordia se encargaba de los órganos Hammond, los pianos y los synth leads.

Muy mala mezcla también con estos tecladistas, sabiendo que el sonido de los teclados de Wright era el peculiar, el que daba esa atmósfera Floydiana que todos conocemos.

Sin sonar presuntuoso, cuando tocaba en mi banda, eramos solo 4 integrantes. Tocamos covers de Pink Floyd como “Speak To Me/Breathe”, “On The Run” y “Shine On You Crazy Diamond” con mucho mayor feeling y entrega. Yo solo contaba con un controlador MIDI y una laptop pero con un arsenal de sonidos y programación MIDI. El guitarrista era eso y vocalista, el bajista y yo igual cantábamos.

Yo soy músico y conozco de producción musical, y la verdad quedé muy decepcionado del sonido en general. Una banda donde sobresalieron la guitarra líder, el bajo y la voz principal, dejando a un lado la atmósfera y la calma breve que Pink Floyd suele ofrecer.

Tocaron el disco Animals completo, repasaron el Wish You Were Here completo pero en partes saltadas y sin orden, un grave error y haciendo lo mismo con el Dark Side Of The Moon donde comenzaron con “Speak To Me/Breathe” y de pronto paran para tocar “Time”, “The Great Gig In The Sky” y “Money”.

La época más ácida se asomó con “Lucifer Sam” para también pasar por la época post Waters con “Learning To Fly” para fletarse, también por partes separadas, algunas canciones del The Wall como “In The Flesh”, “Hey You”, “The Happiest Days Of Our Lives”, “Another Brick On The Wall” y “Comfortably Numb”.

Inocente me vi al creer que podían haber hecho algo muy bueno y solo se quedó en mediano. No dudo de la capacidad musical e interpretativa de los señores en el escenario pero, a mi parecer, dejaron mucho que desear.

Tocar un cover de Pink Floyd no es solo aprenderse la canción como tal, hay que sentirla de verdad. Hay que conectar la mente y el oido para por las manos y la boca, salgan esa perfecta conexión que Pink Floyd lograba.

No digo que Pink Floyd no merezca algo así, simplemente creo que merecen un poco más de respeto.

A continuación resumiré los datos técnicos del concierto:

-El sonido de las guitarras dejó mucho que desear. Yo entiendo que darle más gain te hace sentir el rey pero no es el caso. Los efectos como distorsion y amp sufrieron de abusos.

-El bajo tenía mucha saturación, producto de una mala ecualización de este y ni si quiera tuvo la decencia de bajarle unos dBs.

-La batería se salva por mucho. Bien ecualizada y gran mezcla, el único pero que le pongo es al sonido de la tarola.

-La voz principal muy alejada de lo que debe ser Pink Floyd: Gritos  exagerados, rasposa y por si fuera poco, constantemente desafinada.

-De los tecladistas no hago uno solo. Perdidos en sonido y en presencia. Increíble que no pusieran el sample del perro ladrando en “Dogs”.

-Los coros estuvieron horribles y terriblemente desafinados en todas las canciones. La cereza en el pastel fue el solo de “The Great Gig In The Sky” donde ninguna de las dos chicas dio el kilo. Fueron grito tras grito y nada de feeling.

-El saxofón también se salva pero el único pero que le pongo es el sonido que sacó con el saxofón bajo. Le faltó fuerza.

-El guitarrista principal también tenía en el escenario una lap steel la cual no utilizó en “Breathe”.

En fin, fue una nocehe pasada por llovizna ligera afuera y frío musical adentro.

No se, tal vez en la próxima presentación den algo mejor de si suponiendo que leyeron mi Tumblr.

Me dio gusto seguir dándole vida a este amigo.

Saludos.

Mi colección prog. (en Periferico Norte)

Mi colección prog. (en Periferico Norte)

No more DJ’s.

Muchos DJ’s son marcas: son una inversión. Es un güey de varo que dice: ‘tengo dos millones de dólares, deja agarro un güey bonito, medio lo enseño a tocar, vamos a darle exposición’. No puedo generalizar, pero la mayoría son marcas, no están por el talento, hay una empresa que está metiendo lana atrás y los está haciendo famosos para cobrar una lana.

La mayoría de la gente que actualmente consume música electrónica está siguiendo una moda. El 70% de la gente que va a los eventos es porque le dicen que está chido, no porque ellos digan ‘ah, ya lo escuché y está chingón’. Está muy dividido: la gente que está bien clavada en la música electrónica no te acepta lo comercial.

La cantidad empiece a afectar en la calidad y hace que surjan los DJ’s que empiecen a ampararse en el espectáculo sobre la propuesta. Hay DJ’s que le pegan mucho al payaso; por ejemplo, Steve Aoki ya trae su play list armado, llega y le pone play y mezcla dos o tres canciones y se pone a volar con la gente en sus inflables y a tirar pasteles y a tirar champaña, ése es el show del güey. Cada quien tiene su estilo.

Además, se está cayendo en patrones conformistas entre mezcladores y público. Hay una fórmula que ya puede distinguirse en los festivales internacionales del género como el Tomorrowland (Bélgica) o el Ultra Music Fest (Miami): la mayoría de las sesiones de DJ’s se parecen. Oyes la sesión de cada DJ y es lo mismo. Agarran el top ten o las rolas que están pegando o las que ellos hicieron pegar; no batallan, son éxitos. El DJ ya no llega a proponer, no hay riesgo. Es como si Metallica llega y toca sólo los sencillos. El DJ viejo se arriesgaba. Lo veías y decías ‘qué rola es esa, no sé pero está muy cabrona y esa otra rola está mejor, está bien chida, ¿quién es?, quién sabe’. Hoy llegas a los eventos a ver lo de moda y rola tras rola las conoces.

Recuerdos de la licenciatura.
 (en Periferico Norte)

Recuerdos de la licenciatura.
(en Periferico Norte)

Trabajando. (en Periferico Norte)

Trabajando. (en Periferico Norte)

La generacion Zoe.

El canto de los jóvenes mexicanos está nublado de evasión. A pesar de que el sistema le cerró las puertas en su cara, una parte representativa de esta generación esquiva su realidad con versos dedicados a la vía láctea.

Apenas en 1997 las disqueras, espantadas, censuraron al grupo Molotov por mofarse del rostro de los noticieros de Televisa, Jacobo Zabludovsky, con su canción “Que no te Haga Bobo Jacobo”. Hoy, quince años después, con un país convertido en un cementerio a la intemperie, los grupos de rock reflejan una nación de cuentos de hadas.

Hablo de la generación Zoé, que gasta su quincena de contestador de teléfonos en un boleto del Vive Latino. La que pasó más de cinco años en la universidad y ahora está deprimida en el subempleo. En vez de alzar su voz, de repudiar su situación, se regodean de su indiferencia.

Los grupos de rock mexicanos que predominan en la estación Reactor, perteneciente al Instituto Mexicano de la Radio (operado por el gobierno federal) son prácticamente los mismos que difunde Ocesa, promotora del Vive Latino. Basta escuchar un par de horas su programación para enterarse que a estas bandas no les interesa su país.

Veamos la letra de la canción “Bomba de tiempo”, de Los Concorde: “No habrá final feliz, ni palabras de aliento, lo importante es disfrutar cada momento”. O “Memorama”, de Alison: “Triste es de pronto ver tu MySpace y ver que ya no estoy en tu top y ver que están las fotos que también yo tomé” .

O qué tal “Cualquier forma de amor”, de Los Claxons: “Y llegaste tu, y has inundado
mi alma de tranquilidad, ya no aguanto tantas ganas de llorar de la felicidad”.

No son diferentes las letras del resto de los grupos de moda.

Las bandas de rock mexicanas no han sido siempre así. En 1978, un amplio colectivo conformó la Liga Independiente de Músicos y Artistas Revolucionarios (LIMAR). Algunos de sus integrantes eran José Cruz Camargo (fundador de Real de Catorce), Los Nakos, León Chávez Texeiro, Guillermo Briseño y Rafael Catana. La mayoría era militante del Partido Comunista Mexicano.

Años atrás, Alejandro Lora había ganado popularidad, en gran parte, por el contenido de sus letras: “Y las tocadas de rock, ya nos las quieren quitar, ya sólo va a poder tocar, el hijo de Díaz Ordaz”.

A principios de los ochenta, una nueva camada de músicos politizados se conformó en el Foro Tlalpan, sitio fundado por el cineasta Sergio García. Ahí comenzó Rockdrigo González, el poeta urbano de la ciudad de México. También Jaime López, rudo crítico de todo lo establecido. Y Real de Catorce, con los poemas crudos de José Cruz.

Por su extensión, este artículo no puede hablar a detalle de las fechas emblemáticas del rock nacional, pero a mediados y finales de los ochenta surgieron más grupos que hablaban del entorno social. La Maldita Vecindad, Botellita de Jerez, Santa Sabina y La Castañeda, son algunas de ellas. Los noventa no estuvieron exentos de grupos críticos: Café Tacuva, Molotov y Control Machete, por citar los más representativos.

Cada uno de estas bandas confrontó al sistema y retrató los abusos de su época. Algunos incluso sufrieron persecución y censura por parte de disqueras y la televisión pública.

El filósofo alemán Herbert Marcuse observaba que la generación de los sesenta estaba tan politizada, en gran parte, porque sus líderes, los músicos, eran personas informadas y activas. Los seguidores de las bandas mencionadas no sólo las admiraban por sus melodías, sino porque sentían su realidad reflejada en sus letras.

De regreso a este 2012, año electoral, si escuchamos a los grupos de rock podemos también entender la indiferencia de gran parte de esta generación. No hablan de la guerra contra el narcotráfico, del desempleo, de la exclusión, del estado militarizado ni de las muertas de Juárez. En cambio, prevalecen canciones sobre amores y desamores. Si bien existen bandas independientes que aún están interesadas en la injusticia, la oferta comercial es abrumadoramente más poderosa.

En los pasados comicios federales de 2009, el 65.6 por ciento de los jóvenes de entre 25 a 29 años no votó, tampoco el 64.6 de los que tienen de 20 a 24 años.

Un reciente estudio del Departamento de Sociología de la UAM Iztapalapa concluyó que el 75 por ciento de los jóvenes mexicanos no votará en las próximas elecciones federales. Las razones que argumentan: desaliento y exclusión.

Decía Albert Camus que “el artista debe estar siempre con aquellos que padecen la historia, no con los que la hacen”; justo los grupos de rock deberían aportar su capacidad de mover masas para eliminar este silencio generacional tan cómodo para quienes lucran con el país.

Niños en internet. Son tan tiernos.

Mis bandas y sus discos favoritos.

Le puse play a mi iTunes y me dieron ganas de hacer un recuento de mis bandas favoritas y cuales son para mí sus mejores discos. (Por orden alfabético).

Empezamos.

  • Agents Of Mercy - The Fading Ghosts Of Twilight.
  • Andromeda - The Immunity Zone. 
  • Aphex Twin - Come To Daddy.
  • Autechre - Move Of Ten.
  • Ayreon - 01011001.
  • Bass Communion - Molotov And Haze.
  • Beardfish - Mammoth.
  • Blackfield - Blackfield II.
  • Bozzio/Levin/Stevens - Situation Dangerous.
  • Cabezas De Cera - Cabezas De Cera.
  • Camel - Moonmadness.
  • Chroma Key - Graveyard Mountain Home.
  • Demians - Building An Empire
  • Devin Townsend - Ziltoid, The Omniscient.
  • Dream Theater - Octavarium.
  • Elbow - Build A Rocket Boys!
  • Emerson, Lake & Palmer - Tarkus.
  • The Flower Kings - Adam & Eve.
  • Genesis - Selling England By The Pound.
  • Gentle Giant - Octopus.
  • Hiromi Uehara - Voice.
  • Jordan Rudess - Rhythm Of Time.
  • Kaipa - Angling Feelings.
  • Karmakanic - Who’s The Boss In The Factory?
  • Karnivool - Themata.
  • Kashmir - Zitilities.
  • King Crimson - In The Court Of The Crimson King.
  • Kings Of Leon - Only By The Night.
  • Lalle Larsson - Weaveworld.
  • Liquid Tension Experiment - Liquid Tension Experiment 2.
  • Magenta - Seven.
  • Marillion - Happiness Is On The Road.
  • The Mars Volta - De-Loused In The Comatorium.
  • Massive Attack - Mezzanine.
  • Muse - Black Holes And Revelations.
  • Neal Morse - Testimony.
  • Nine Inch Nails - The Slip.
  • No-Man - Schoolyard Ghosts.
  • Oceansize - Frames.
  • OSI - Office Of Strategic Influence.
  • Paatos - Sensors.
  • Pain Of Salvation - Be.
  • Pat Metheny Group - The Way Up.
  • Peter Gabriel - So.
  • The Pineapple Thief - Little Man.
  • Pink Floyd - The Dar Side Of The Moon.
  • Planet X - Moonbabies.
  • Porcupine Tree - In Absentia.
  • Radiohead - OK Computer.
  • Richard Barbieri - Stranger Inside.
  • Rush - Moving Pictures.
  • Saga - The Human Condition.
  • Sigur Rós - Takk.
  • Spock’s Beard - Snow.
  • Steve Hackett - Beyond The Shrouded Horizon.
  • Steven Wilson - Grace For Drowning.
  • Symphony X - The Odyssey.
  • The Tangent - A Place In The Queue.
  • Tomas Bodin - I AM.
  • Tool - Lateralus.
  • Transatlantic - The Whirlwind.
  • Unitopia - The Garden.
  • William Orbit - Hello Waveforms.
  • Yes - Close To The Edge.

Sírvanse a buscar info de cualquiera así como descargar en la web cualquiera de estos discos.

Frases que duelen pero son la pura verdad.

.La desunión es nuestra más profunda marca… No me uno a mi similar, porque me compite. Me quita el aire que respiro.

.En México no sabemos de unidad. No hay causas comunes, ¡sólo cuando juega “La Selección!”

.Pensamos en chiquito. Todo lo hacemos mal y caro. Nuestras soluciones son cortas, siempre por debajo del problema.

.Tenemos la gran cualidad de complicar lo sencillo y hacer imposible lo complicado.

.¿Cuánta gente sabe leer y escribir?… es preocupación constante. ¿Cuánta entiende lo que hay que entender? Debiera serlo.

Pocas veces tengo el gusto de escuchar tan impresionantes muestras de perfección en una interpretación o cover de alguna banda, y más en específico de una banda de rock progresivo.

Anteriormente había escuchado el cover “The Return Of The Giant Hogweed”, de Genesis, por parte del super grupo Transatlantic. Ahora toca el turno a, para mí, la banda más representativa del movimiento progresivo sinfónico escándinavo y europeo del siglo XXI, The Flower Kings.

Aquí me han dejado simplemente anonadado por tan majestuosa interpretación de “The Cinema Show” de Genesis.

Les dejo el video, que en si es audio, para que ustedes disfruten de tan rimbobante y fastuosa obra de rock progresivo.

A su salud.

Estas manos no se han separado desde hace poco más de 2 años.

Estas manos no se han separado desde hace poco más de 2 años.

Steve Hackett o como una guitarra puede influenciar.

Escuchando “The Return Of The Giant Hogweed” de Genesis, me hicieron ruido los acordes pausados en tapping del inicio de esta pomposa pieza progresiva.

Fiel a mi estilo, antes de escuchar bien a un grupo, me dedico a buscar información contenida en la web donde Google es mi biblioteca. Me intrigó conocer más sobre Genesis y en especial sobre Steve Hackett, el guitarrista. Sí, normalmente rebuscaría sobre el tecladista Peter Banks, pero mi interés es completo a pesar que soy tecladista.

Lo primero que noté, es que es inglés, al igual que los demás miembros de la banda y que esta mítica banda británica debe mucho de su sonido a los acordes tan perfectamente interpretados de Hackett. Pero no es esto lo que me ha dejado, digamos, sorprendido; si no el hecho de que este hombre es el creador de la técnica de tocar guitarra tal cual la mencioné al principio, el tapping.

Y pensar que la mayoría de la gente piensa, cree y sostiene, que fue Eddie Van Halen, encontrándose muy equivocados.

Steve Hackett, así como un conjunto de guitarristas de la misma época, como Steve Howe, Robert Fripp o Alex Lifeson, han creado un estilo único y han servido como influencia de músicos de hoy.

Escuchen el trabajo de este grandioso músico, tanto con Genesis, como sus producciones como solista. Y si son músicos, les ayudará tener una visión musical mucho más amplia.